acrimonia

ac·ri·mo·ni·a

(ak'ri-mō'nē-ă),
In ancient humoral pathology, a sharp, pungent, disease-provoking humor.
[L. pungency]
Mentioned in ?
References in periodicals archive ?
Nadie como Caldas hizo la apologia de los Mutis, de Jose Celestino y de su sobrino Sinforoso; pero nadie les lanzo improperios con tanta acrimonia. No tuvo Humboldt un panegirista tan fervoroso como Caldas, pero ninguno entre los muchos historiadores que han examinado la vida de Humboldt ha sido tan cruel en interpretar su vida intima y en empanar su memoria.
"Sem a minima razao de procedencia", objetava, "foram ultimamente censurados pela oposicao, com acrimonia desusada, os atos do Governo provincial" (Gazeta Paranaense, Curitiba, 5 de setembro de 1888, p.
Los motivos de tal acrimonia parecen delatarse solos; al menos, en parte.
Mayoral underscores the change in reader responses from 1890 to the present, noting: "Hoy nos sorprende la acrimonia de esas opiniones" (20).
Y llegamos a un impasse de acrimonia e intransigencia que no sirve a la sociedad.
Lo peor es que coopero al obispo de Angeles [sic: por Angers] Jacobo porque no defendio a los jesuitas como los demas obispos; y a Luis, obispo de Alais por una carta como esta los reprende el Papa presente con dolor y acrimonia, y dice que con su carta escandalizo al pueblo, defendiendo ser justa la expulsion de los jesuitas.
668-762, senala Badian que incluso el propio Ciceron reconoce, a pesar de su discrepancia, el importante papel de los Gracos y tiende recordarlos sin demasiada acrimonia, pp.
Una vision de cielo agreste, ese color como de resignacion que alientan los campos, la acrimonia gustosa del tabaco enardeciendo la garganta, el viento largo flagelando nuestro camino, y la sumisa rectitud de un baston ofreciendose a nuestros dedos, caben aunados en cualquier conciencia, casi de golpe.
El color dependia de la cantidad de azucar, la cual conservaba "una especie de acrimonia a pesar de la madurez del fruto".
despecho del alto costo que muchos pagaron, ademas de la acrimonia, la
Tratabase en cierta ocasion de una falta grave de un sugeto recien entrado en las misiones de Sinaloa, en circunstancias que para buscar, y conducir ganado a Californias, paso alla el Padre Juan de Ligarte, quien reconocio, que desedificados los sugetos, y el Superior, corria mucho riesgo el sujeto de padecer mucho, y aun de ser despedido de la Compania, si los informes iban a el Padre Provincial con la acrimonia con que se trataba en la consulta, que hicieron alli los Padres sobre el punto.