hyena

(redirected from Hiena)
Also found in: Dictionary, Thesaurus, Encyclopedia.

hyena

member of the family Hyaenidae. Carnivorous but only for carrion, these ugly, smelly animals with their raucous voices and hysterical-sounding laughter are offensive in most ways. They have four toes, low hindquarters relative to their strong forequarters, and rough coats consisting mostly of guardhairs. Called also Crocuta crocuta (spotted hyena) and Hyaena hyaena, H. brunnea (striped and brown hyenas respectively).

hyena disease
cattle disease of slow growth, underdevelopment of hindquarters, thick, stiff bristles along the back, aggressive behavior. A chondrodystrophy affecting hindlimb bones and lumbar vertebrae. The overall effect is to create a silhouette like that of a hyena. Cause unknown but similar lesions can be reproduced by the administration of high amounts of vitamin A.
References in periodicals archive ?
Con el fin de ilustrar las propuestas esteticas de la dramaturgia contemporanea frente a la problematica de la violencia analizaremos tres obras: La penultima cena, de Fabio Rubiano merecedora del Premio Nacional de dramaturgia en 1999; Coragyps sapiens, de Felipe Vergara (2011) y Hienas beben brandy, de Juan Camilo Ahumada (inedito) (4).
La hiena reunio las pocas fuerzas que le quedaban, dio un salto y corrio a la jungla, de donde el miedo no la dejo salir otra vez.
Por ello, al fingir ser una hiena, Alicia no deberia realmente abalanzarse contra la nodriza como si ella fuera un hueso.
Varios soldados con risa de hiena secundan a un sacerdote que pisotea ofrendas y mancilla el adoratorio.
En La Mina, a pesar de documentarse actividades humanas, la presencia de carnivoros y coprolitos de hiena sugieren que nos encontramos ante un lugar con importante actividad de estos depredadores (Diez et al.
Galaad estaba cubierta de extensos bosques, en uno de los cuales murio tragicamente Absalon, que producian en abundancia resinas y balsamos preciosos, celebres en todo el mundo; en ellos se albergaban el chacal, el zorro, el lobo, el tigre, la hiena, la pantera y el jabali.
Estos animales pertenecen a casi todas las clases taxonomicas, entre ellas; a) anfibios, como las tortuga de lodo y la de tierrra y el sapo del Colorado; b) reptiles, como la boa constrictor y la culebra chirrionera; c) aves, como el buho; d) peces de clase Osteichthys, que no ha sido identificada y, sobre todo, e) mamiferos, entre los que se encuentran las ratas de algodon de Curtis, las de arbolado y la cambista, venado, tapir, perezoso gigante de tierra, probocideo primitivo, conejo, llama, mamut, felinos de talla mediana, caballo, borrego, antilocaprinos (familia del berrendo), camelidos, castor, hiena, lobo, tigre diente de sable, oso de anteojos, jaguar y flacoyote.
Sin embargo, no todos teniamos la misma suerte: una amiga me contaba que, a pesar de que su condicion economica no era apretada, cada vez que iban al cine, su mama le ordenaba: <<Agarra dulces, que vamos al cine>>; y asi, ante sus ojos desfilaban los demas ninos con risas como de hiena y las bolsas desbordantes de palomitas, sorbiendo los refrescos helados y sambutiendose punos de dulces, mientras ella tenia que conformarse con lo que llevaba en los bolsillos: chiclosos del Osito Montes y paletitas Coronado.
Pero su sonrisa de hiena es sardonica, y lo es en ambos sentidos del termino, esto es, como "convulsion y contraccion de los musculos de la cara, de que resulta un gesto como cuando se rie" y como "risa afectada y que no nace de la alegria interior".
Que razon podra invocar pues, en su defensa la madre criminal, esa hiena humana, hedionda a sangre inocente, que revuelta contra el amor que da la maternidad, que revuelta contra el dulce placer de ser madre, que revuelta contra la vida en germen, que es vida propia, torna la mano alevosa y acomete con sana apenas creible el fruto de sus propias entranas?
Era Valerio un indio alto y desmirriado, de rostro lampino, y largo como el reflejo de una imagen en un espejo concavo, y en el cual lo caido y curvo de la nariz tenia reminiscencias de garra, y su mirar, oblicuo y falso, causaba la impresion de estar en frente a una hiena (Lopez Albujar 1950 [1920]: 115).